+34 945 29 00 06 auxitec@auxitec.net Carrito Tienda online
Alergia Mascarillas 3m

La mascarilla 3M Nexcare™ recibe el aval de SEAIC

El uso de mascarillas homologadas (como la Mascarilla 3M Nexcare™ Polvo y Polen) es una herramienta eficaz para reducir los síntomas alérgicos de los pacientes. Esta es la principal conclusión del estudio realizado por el comité de expertos de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC), que ha analizado su poder filtrante ante la exposición al polen y los ácaros del polvo.
El Doctor Angel Moral, presidente del comité de aerobiología de la SEAIC se muestra partidiario del uso de mascarillas homologadas para prevenir y reducir los síntomas de la alergia al polen: “Aunque su utilización no garantiza la eliminación de los síntomas, su efecto en nuestra salud es inmediato, ya que actúa como filtro a la hora de inhalar el aire, reduciendo hasta en un 80% las partículas de polen y polvo en el aire inhalado”.

No todas las mascarillas sirven
Para conseguir mitigar los síntomas alérgicos, no sirve cualquier mascarilla: “Para que la mascarilla funcione son necesarias dos cosas: que esté homologada para que su diseño incluya el filtro adecuado que no permita el paso de partículas de 0,3 micras (o mayores) y además, que esté correctamente colocada”, señaló el Dr. Moral.

Las enfermedades alérgicas afectan cada año a un porcentaje mayor de la población, lo que los expertos relacionan con factores genéticos, ambientales y ecológicos. Además de la creciente contaminación ambiental en núcleos urbanos, las anomalías en el clima provocan cambios en las temperaturas y la humedad que a menudo aceleran la producción de polen en las plantas con polinizaciones más agresivas y duraderas.

Según palabras de José Martín, responsable del área de Farmacia de 3M, la Mascarilla Nexcare™ Polvo y Polen está especialmente indicada para protegerse de los alérgenos que flotan en el ambiente: “Además de su alta capacidad de filtración para polvo y polen, su válvula “clima cool” facilita la respiración para usos prolongados y reduce la acumulación de calor y humedad”, comentó.

Evitar la “vergüenza” en el uso de mascarillas
Habitualmente si vemos a alguien con una mascarilla por la calle nos apartamos porque pensamos que se trata de alguien infectado de alguna dolencia grave. Esto es un estereotipo que debemos erradicar, y es que el uso de la mascarilla se ha demostrado eficaz cuando no queremos aspirar el aire tal cual nos llega de la calle, y más en periodos de alta polinización como los meses de primavera.

La mascarilla no debe ser en ningún caso algo que nos avergüence y debemos acostumbrarnos a su uso como algo totalmente normal, pues resulta lógico protegernos de algo que afecta a nuestra salud. “Cuando tenemos alergia al polen salir a la calle es toda una aventura, ya que no sabemos todo lo que nuestro cuerpo puede experimentar, debido a que la alergia no siempre se manifiesta de la misma manera. Para evitar cualquier reacción adversa debemos prevenir y protegernos. La forma habitual de hacerlo es mediante la medicación, pero en muchos casos no es suficiente, y echar mano de una mascarilla puede resultar una ayuda eficaz”, destacó José Martín.

Consejos para alérgicos al polen

Aunque resulta difícil eliminar completamente el riesgo de alergia al polen, el Dr. Angel Moral nos da algunos consejos básicos que pueden ayudar a reducir sus efectos y hacernos más livianos sus síntomas:

  • Ventilación del hogar: no ventilar la casa a primera hora de la mañana, por la alta concentración de polen, ni cuando empieza a caer la temperatura por la tarde, ya que es cuando el polen en suspensión se empieza a depositar.
  • Uso de Purificadores de aire con filtros HEPA, que son capaces retener partículas de al menos 0,3 micras, aunque hay purificadores que pueden retener partículas de hasta 0,1 micras. De esta manera la cantidad de polen, ácaros y otros alérgenos presentes en la vivienda se reduce radicalmente. Si además los filtros tienen una etapa de filtrado de carbón activo, también reduciremos el humo de los coches, el humo del tabaco, el formaldehído, etc.
  • Al salir a la calle: llevar gorra (y pelo recogido si se tiene largo) y gafas de sol. De esta manera se evita que el polen se quede en el pelo y que entre en los ojos.
  • Al llegar a casa: peinarse (el polen se acumula en el cabello), cambiarse la ropa en una habitación separada, de manera que el polen no pase al resto de la casa y ducharse. Es muy importante cambiarse los zapatos en la entrada, ya que si no esparcimos el polen por toda la vivienda.
  • Ropa: Si es necesario, se puede secar la ropa dentro de casa (con deshumidificador o secadora), de manera que no quede expuesta al polen si la tendemos.
  • Exteriores: Evitar las salidas al campo, parques o jardines durante la época de polinización.
  • Mascarillas: Las mascarillas son una buena solución para los alérgicos al polen, ya que evitan que el polen entre en las vías respiratorias y reducen o incluso evitan la medicación con antihistamínicos. No todas las mascarillas sirven, ya que el tamaño de algunos pólenes es especialmente pequeño, por lo que se deben buscar las más tengan más capacidad de filtrado para partículas.

Fuente: https://www.3m.com.es/

Search